Disfrutar la naturaleza, caminar con tranquilidad, conectarse con el ambiente… bueno, al menos eso es lo que queremos cuando salimos a pasear con nuestro perro. Pero la mayoría de las personas no conocen o no saben cómo deben sacar a pasear a su perrito.

Te vamos a dar unos consejos de cómo salir a pasear con tu mejor amigo.

Cómo pasear a tu perro en Quito

Existen varios casos donde el perro «presiona» a su dueño para salir a pasear (es casi como tener un entrenador personal). Al principio puede ser divertido y motivante, pero el hecho de sacarlo después de que salte, ladre y muerda es premiar esa conducta y al repetir varias veces durante un tiempo, esta rutina va a convertir en un dolor de cabeza el salir de paseo (o al menos la previa del paseo).

Por ello siempre antes de salir a pasear con nuestro perro debemos practicar la paciencia, así evitaremos que el perro se excite demasiado y que sea quien controle las salidas. Ejemplo: Si al enseñarle la correa el perro se excita, lo ignoro y me acerco a él cuando se calme. Si se vuelve a excitar lo vuelvo a ignorar. Esta rutina la repetiremos hasta que el perro esté calmado a pesar de ver la correa. Si fallamos o nos damos por vencidos, nuestro perro nunca entenderá que lo que queremos es que el esté calmado para salir a pasear.

Recordemos que para el perro el premio es salir a pasear.

El mayor problema, después de lograr salir de la casa, es que el perro tire con desesperación de la correa, esto asusta a algunos dueños ya que el perro tira tanto de la correa que da señales de ahogo según el tipo de collar y muchas veces deciden ponerle un arnés para evitar el ahogo, pero de esa forma no se corrige la mala conducta de tirar de la correa. Esto se debe a que no le enseñamos a pasear. La mejor manera de enseñarle a pasear a un perro es con un collar, sea de ahogo para perros fuertes o uno normal para perros sumisos.

El uso del arnés puede ser perjudicial ya que puede lastimar la espalda del perro. Las pecheras tienen el mismo efecto que el arnés, motivan al perro a tirar de la correa. Para corregir esta conducta debemos dar pequeño jalones hacia un lado para desequilibrar al perro y obligarlo a que nos haga caso.

Para que camine junto a nosotros tenemos que darle un comando para que sepa qué queremos y cémo queremos que lo haga. En nuestro caso le enseñamos el comando «junto» y le enseñamos al perro que lo que queremos es que camine a nuestro lado izquierdo sin tirar de la correa. Cada vez que tire de la correa le doy un jalón y lo ubico a mi izquierda. Repitiendo esto unas cinco veces el perro entenderá que lo queremos es que vaya a nuestro lado.

Si aún no controlamos el paseo de nuestro perro y nos da temor que muerda o se excite al ver otro perro u otras personas, te recomendamos que primero controles el paseo en un lugar en el que no haya perros o gente. Así vas a ganar confianza y podrás ir al siguiente nivel. Una vez que controlemos esa situación debemos llenarnos de confianza y transmitírsela al perro, de esa forma el paseo será placentero para los dos.

¿Cómo controlar a tu perro cuando ve otro perro o gente? Eso es súper sencillo pero te lo contaremos en nuestro próximo artículo…

Abrir chat