Hemos elaborado una lista de las diez acciones que puede hacer tu perro y que podrías confundir con dominancia

 
perro-desobediente-en-quito
 

1. Morder (jugando) a los miembros de la familia

Es un perro excitado que no conoce disciplina

2. Tirar de la correa

Es un perro que no sabe pasear y al cual no se le ha enseñado.

3. Destruir los muebles de la casa

Es un perro aburrido. Le hace falta ejercicio, juego y socialización.

4. Destruir las cosas del dueño

Los perros son animales sociables que no manejan bien la soledad. En este caso el perro busca algo con el olor de su dueño. Mordisquear una prenda con tu olor le quita la ansiedad causada por la soledad.

5. Saltar para saludar

Este en un perro que no tiene disciplina o al cual siempre se le permitió que salte para saludar.

6. No responder cuando se lo llama

Para que un perro venga al llamado debe tener una motivación por ir con su dueño. Para lograr esto es necesario trabajar con el perro y su motivación por parte de su dueño.

7. Pedir que le demos nuestra comida

Este es un perro que recibe premios sin que haber hecho nada. Esto ocasionó una «mala costumbre» y un desequilibrio ya que para él es normal que se le de comida sin razón alguna y a la misma hora en la que sus dueños están comiendo.

8. Pasar primero por la puerta

En el mundo animal no existen puertas. El perro no sabe que es una puerta, simplemente lo ve como un obstáculo que le impide ir al otro lado. Por eso cuando se abre lo que el quiere es pasar al otro lado.

9. Dormir encima de los muebles

Los perros también buscan comodidad, si ven un mueble que les da calor y es cómodo para dormir lo van a hacer. Si no tienes problema en que se suba en los muebles déjalo, pero si no te gusta enséñale a no hacerlo corrigiendo cada vez que se sube a un mueble (diciéndole «¡NO!»).

10. Robar comida

Simplemente tiene hambre o es un perro rescatado que tiene sus traumas y por eso roba comida. En este último caso recurre a expertos en comportamiento canino

 

La mayoría de estas conductas no reflejan dominancia sino que son ocasionadas por acciones que hicimos o dejamos de hacer (dependiendo el caso). Todas las conductas destructivas se pueden corregir con disciplina, ejercicio y socialización ya que son conductas propias de un perro aburrido. El resto de conductas se relacionan a la falta de disciplina y a la «mala costumbre» de sus dueños.

Antes de corregir o de castigar a un perro debemos entender que toda causa tiene consecuencia y que toda acción tiene reacción. Por eso es muy importante que conozcas el lenguaje corporal de tu perro, sus necesidades y cualidades.

Abrir chat