Los perros siguen patrones de comportamiento muy cercanos a sus parientes más cercanos: los lobos. Sin embargo, cuando son mascotas, es obligación nuestra asumir el mando.

En los lobos, el Alfa (macho o hembra) es quien da alimento, cuida y guía a los miembros de la manada. El beta, es quien puede competir con el alfa por la jerarquía pero cuando es sometido por el alfa acata las órdenes por el bienestar de la manada. A diferencia de los humanos los animales no tienen odio ni rencor.

Los perros, son los parientes cercanos. No son lo mismo ya que fueron domesticados pero en su cerebro tienen la misma comprensión que los lobos. Ellos siguen al Alfa.

En las múltiples ocasiones que nos piden ayuda para «entender» a su perro y modificar su comportamiento, frecuentemente nos dicen «Mi perro es el Alfa de la casa». Algo que nos deja sorprendidos ya que lo vemos desde nuestra perspectiva.

Existe un error de concepto que muchas personas han tomado como real y nadie se los ha corregido.

Si el perro tiene problemas de conducta, ladra mucho, es agresivo, no obedece, no es porque es el «Alfa». Lo hace porque simplemente no tiene un líder.

Ahora, pongan al mismo perro, con sus conductas problemáticas y que no aportan nada al grupo, en una jauría de perros o de lobos: ¿qué creen que va a pasar? Si pensaste que el alfa lo iba a corregir y convertirlo en un miembro útil de la manada es lo correcto. El Alfa no pone en riesgo a su grupo. ¿Por qué no hacemos lo mismo? ¿Será porque no creemos que el perro puede ser un miembro útil de la casa, que pueda cumplir una labor?

El perro y el hombre han pasado más de 10 mil años juntos y en vez de fortalecer nuestra relación y evolucionar hemos ido hacia atrás. Perros en la calle, relegados de la sociedad porque no se les enseño algo, porque fueron considerados el «alfa» de la casa y que simplemente no tenían un buen líder.

Esta historia puede cambiar, ahora existen varios lugares en dónde perro y guía pueden aprender a mejorar su comunicación y relación.

No consideres un curso de agility, rastro o defensa para tu perro si no lo vas a practicar todos los días. Considera un curso de obediencia básica, pero no ese en el que le enseñan a dar la pata y besos, sino en el que le enseñen a ser un perro civilizado.

Todo perro puede cumplir una labor. El Alfa de la casa no puede ser el perro, el Alfa de la casa siempre tiene que ser el humano. No por una sensación de poder sino porque tienes a cargo la responsabilidad de dar alimento, cuidar y guiar a los miembros de tu familia. Incluido tu perro…