La agresión en los perros

Todo guía (dueño) de un perro debe ser muy observador de la conducta de su perro y debe ser muy meticuloso para poder evaluar las situaciones ya que la mayoría de veces confundimos las señales que nuestro perro nos da y aplicamos las correcciones equivocadas o premiamos conductas inadecuadas.

La agresión puede ser una condición complicada de evaluar. Algunos perros pueden exhibir una sola forma de agresión, mientras que otros pueden presentar varios tipos de agresión al mismo tiempo. Entender los diferentes tipos de agresión puede ayudar a llegar a la raíz del problema.

Dentro de los tipos de agresión tenemos:

 

  • La agresión por dominio (también conocido como la agresión de control de impulsos) se produce cuando un perro ataca o amenaza a la gente para corregir su comportamiento. Situaciones que provocan esta agresión incluyen la restricción física y el control de alimentos y juguetes.
  • La agresión por miedo se produce cuando un perro tiene miedo. Los perros afectados suelen orinar o defecar durante el episodio. El perro está pasivo o retirado al principio, pero se vuelve agresivo cuando él o ella ya no puede evitar la situación aterradora.
  • La agresión territorial ocurre cuando un perro protege un lugar, como un jardín o casa, de otro animal o persona que puede no presentar una amenaza real.
  • La agresión materna ocurre cuando una perra madre es excesivamente agresiva hacia la gente ya que siente que son una amenaza para sus cachorros.
  • La agresión por dolor es una reacción de protección por parte de un perro que siente dolor. Esta agresión puede ocurrir cuando se toca o se mueve al perro o éste espera que lo manipulen.
  • La agresión de juego se produce con conductas de juego, como perseguir. Los juegos fuertes (por ejemplo, tirar la soga) no conduce necesariamente a la agresividad de juego en los perros.
  • La agresión posesiva se produce cuando un perro piensa que una persona o animal quiere tratar de tomar un juguete u otro objeto no comestible.
  • La agresión predatoria se asocia con la depredación (por ejemplo, el acecho, la caza o la captura de animales pequeños). Esta agresión por lo general implica un ataque repentino, una mordedura grave, y sacudidas de la presa.
  • La agresión protectora se produce cuando un perro protege a su dueño de otra persona que puede no ser una amenaza real.
  • La agresión redirigida se produce cuando un perro no puede atacar al objetivo que quiere (por ejemplo, una persona o animal) y redirige su agresión hacia otro objetivo.

Antes de corregir el comportamiento es muy importante identificar la causa e intervenir en el momento en el cual nuestro perro esté actuando. Si lo hacemos después de que el mal comportamiento haya ocurrido lo único que provocaremos es confusión.

Existen varias técnicas efectivas para corregir a un perro agresivo pero es recomendable que antes dejes que un profesional evalúe a tu perro. No trates de realizar las correcciones sin hacer las consultas primero ya que puedes agravar el problema.

Debemos ser justos con los perros, dediquemos tiempo de calidad. Jugar, socializar, hacer deporte y darles una buena alimentación es importante para que se mantengan estables y amigables.

Abrir chat